ESCRIBIR PARA ENTENDER


Hace unos años, cuando comencé a escribir “El dulce Rostro de la Muerte” planeaba hacer una diatriba contra esos “monstruos” de la guerrilla, increíblemente el sólo hecho de construir la historia desde el punto de vista de sus personajes, me permitió entender que no hay seres totalmente buenos ni totalmente malos, la maldad y la bondad son relativas.
Mis personajes me mostraron el conflicto desde todos los puntos de vista, entonces comprendí:  no hay víctimas y victimarios, todos sin excepción hemos asumido ambos papeles, hemos sido víctimas y hemos  victimizado, hemos juzgado y señalado  los errores, los pecados y los crímenes ajenos sin tomar siquiera un respiro para preguntarnos qué motivó ese comportamiento. También hemos sido juzgados, señalados  y condenados sin derecho a la defensa, hemos sido violentos, hemos jurado venganza, hemos insultado, hemos sido injustos, fuimos, somos y seremos lo que somos: simplemente seres  humanos.
No podemos juzgar sólo a una parte del conflicto, no podemos dividirlo en los buenos y los malos, nuestro país ha sido y sigue siendo un nido de corrupción, de desigualdad social y de injusticia, hemos sido gobernados, con nuestra anuencia, por las mismas familias por muchos años, ellos, la clase política también son responsables, pero un momento…. queridos compatriotas aquí nadie se salva, todos hemos sido cómplices, cobardes espectadores del desangre que se hace de nuestro país, los soldados, los guerrilleros, los policías, los paramilitares, los ciudadanos, todos somos fichas en un juego que se lleva a cabo por encima de nuestras cabezas, un juego que seguimos permitiendo y patrocinando.
En este debate a favor y en contra del proceso de paz, se ha visto con mayor intensidad y con total claridad la manipulación de los medios, de los políticos, el parasitismo de los oportunistas que quieren sacar partido de este momento histórico, cambios de posición a último momento, verdades a medias, mentiras completas, medios parcializados, tensión, polarización, división….  pasión.
Pasión, esa es la palabra para definir este momento histórico que marcará el rumbo que tomemos como nación, estamos despertando, el corazón se enciende con pasión y las palabras brotan con decisión para defender los principios y creencias que cada cual considera justas, me llena de esperanza ver a las personas opinar, debatir, estudiar, investigar, cuestionar y apropiarse de un pedazo de su realidad para construir historia y futuro para las nuevas generaciones.
Pasé lo que pasé me sentiré orgullosa de mi misma, no he sido tibia, he defendido con pasión, con vehemencia mi posición ideológica, tal vez yo no alcance a ver a este país como deseo verlo, pero millones de jóvenes, incluyendo a mis nietos,  vienen detrás y quiero dejarles este legado.
No será fácil pero veo con ilusión como esos jóvenes defienden con respetuosos e inteligentes argumentos sus ideas, como cuestionan el statu quo, como exigen de sus líderes honestidad, rectitud y verdad, como no se dejan convencer, ya no son borregos ni seguidores. Nuestros jóvenes son constructores de realidad, actores comprometidos con su propio futuro.
Tengo mucha fe en las generaciones que vienen detrás, tengo fe sobre todo en que mis nietos y los nietos de mis nietos puedan vivir en un mejor país, y tengo fe porque  sé que la semilla de una nueva consciencia más comprometida con su realidad está germinando en millones de corazones y mentes  que asumirán con coraje la tarea de reconstruir nuestra patria.
Apoyo plenamente el proceso de paz convencida de estar en lo correcto, mis principios me lo exigen, mis nietos me inspiran, tengo la obligación moral de apoyarlo con total convicción y a conciencia pensando no en mis intereses o deseos personales sino  en las futuras generaciones que serán en ultimas las que esgriman la bandera del cambio y recojan la cosecha de esta siembra de ilusiones contenidas en la implementación de los acuerdos, creo firmemente que al final la cordura se impondrá sobre las maquinaciones de quienes desean manipular y obstaculizar este proceso para favorecer sus oscuros intereses personales por encima del interés de todos los colombianos.

DIANA RODRIGUEZ ANGULO

EL DULCE ROSTRO DE LA MUERTE

http://www.amazon.es/Dulce-Rostro-Muerte-Rodriguez-Angulo-ebook/dp/B009FEQP9C/275-5910056-5798022?ie=UTF8&*Version*=1&*entries*=0

https://www.amazon.com.mx/dp/B009FEQP9C

Mayo 19 de 2017

Comentarios

LAS MAS LEIDAS